El proyecto de esta antología surgió en el ámbito de una escuela, en la ESB 40, ubicada en el asentamiento "la Carcova", en José León Suárez, Partido de Gral. San Martín, Provincia de Buenos Aires.

Plaza Pública - Weblog Clarín

Diario Crítica

Notas en esta sección

“Carcoveando” en la Patagonia

Por medio de la Biblioteca Lenzi, fuimos invitados a la Feria Provincial del Libro en Río Gallegos. Estuvimos más que felices por la atención, la dedicación y el amor que nos brindaron.


Los chicos que viajaron, Nati, Lourdes, Juan, Rodolfo y Rubén, fueron votados por sus compañeros. Con ellos, hicimos dos presentaciones para los colegios de Santa Cruz. Los chicos leyeron algunos de sus cuentos, fragmentos del prólogo de Bayer y contaron cómo hicieron la tapa del libro.

Después hubo preguntas y también pudimos conversar mucho con las docentes de allí. Los chicos, por su parte, charlaron con alumnos de otras escuelas, y hasta hubo intercambios de teléfonos.

Pero además del libro, tuvimos la increíble dicha de recorrer lugares que jamás soñamos: con Eduardo y Javier, llegamos hasta el límite con Chile, visitamos “La laguna azul”, un volcán sin actividad, y que en su interior deslumbra el reflejo de una laguna sin fondo. Allí, nos dijeron, debíamos arrojar una piedra y pedir un deseo. Y el deseo que, supimos, los chicos pidieron, se cumplió...

Conocer el Glaciar. Ese día Eduardo nos vino a buscar tempranito. Durante todo el viaje, a modo de experto guía, nos fue mostrando y explicando acerca de todos los lugares que tuvieron relación con “La Patagonia Rebelde”.

Llegamos a Calafate y fue entrar a un paisaje de cuento de hadas. Allí, inmediatamente, nos recibieron en la radio local (LU 23) donde nos entrevistaron.
Seguimos el viaje, por caminos zigzagueantes, entre montañas nevadas. De pronto, en una curva, Eduardo nos dijo: “Prepárense todos: les presento al glaciar”. Ni bien terminó de decir esto, lo vimos y no hubo más palabras, como no las hay ahora para describirlo. Hay fotos, por supuesto, pero no alcanzan.

Después, por supuesto, guerra con la nieve. Risas. Muchas risas. Y a la vuelta, en Calafate, nos esperaba la hija de Eduardo, con una mesa repleta de facturas para los chicos (y para nosotras) y con una cálida conversación.
La despedida fue un poco más silenciosa que la llegada: El cansancio, “Yo me quisiera quedar un poco más”, la despedida de Javier y Eduardo, con quienes los chicos se encariñaron enormemente.

El otro día en la escuela vimos las fotos en el aula. Les contaban a los otros, a los que no fueron: lo más gracioso, lo más lindo, cada situación que aparecía en imágenes. Risas. Muchas risas. Estaban verdaderamente felices.

Merienda literaria en “Arte y Vida”




Con esta consigna llegamos con los chicos al Centro Cultural. Los chicos presentaron el libro, seguidos de cerca por la atenta mirada del público, conformado especialmente por los adolescentes que asisten a los talleres. Lourdes y Nati oficiaron de conductoras, deslumbrantes bajo las luces del escenario; en tanto que Kevin, Cecilia y Joana leyeron algunos cuentos, y fragmentos del prólogo de Bayer. Después vimos el video que hizo César, en el que los concurrentes pudieron conocer cómo fue la presentación en la escuela. Una verdadera obra de arte. Y para finalizar, chocolatada con alfajorcitos de maizena. Nos sentimos verdaderamente en casa.

Más fotos

Presentación en la Feria del Libro

  • Feria del Libro 2 de Mayo de 2008 - Con los chicos y Osvaldo Bayer.
Sí, el 2 de mayo anduvimos por la Feria del libro con los chicos. Aunque el stand nos quedaba un poco apretado, nuestro prologuista y anfitrión de lujo, Osvaldo Bayer, insistió en que quería hablar, presentar el libro en público ¿Y quién de nosotros podría negarse a escuchar sus maravillosas palabras? Sus deseos, más que órdenes, fueron nuestro deseo también, así que pusimos manos a la obra: Silvia, la “secre” de la escuela consiguió un equipito de sonido; Grachu, actriz y docente, nos prestó un micrófono corbatero y... ¡Se armó la presentación!

Bayer habló y conmovió a todos. En cinco minutos el lugar estuvo abarrotado de gente. Los visitantes de la feria que por allí pasaban se quedaban parados, totalmente fascinados.

Después, con la humildad que caracteriza a los grandes de verdad, le dio la palabra a los chicos. Con timidez, con vergüenza, desacostumbrados a ver a tanta gente esperando sus opiniones, los chicos finalmente se animaron y Rodolfo se ganó los aplausos de los concurrentes cuando expresó que el libro significaba “salir adelante”. Y para terminar, Osvaldo Bayer y nuestros pequeños escritores firmaron y dedicaron los libros a todos los que se acercaban.



Más fotos de la feria

Carta de los alumnos de noveno

  • Acto lanzamiento del 25 de abril de 2008
¡Hola a todos! Hoy es un día muy especial para nosotros y para los docentes, porque por fin salió el libro. Lo esperábamos con muchas ganas, en especial Claudia Szelubsky y Miriam Abálsamo.
Estamos muy contentos por haber sacado el libro, porque este es el último año para nosotros y nos vamos muy alegres porque dejamos un recuerdo muy hermoso en el colegio. Este es un ejemplo para que todos los chicos puedan seguir sus sueños y algún día cumplirlos.

Para nosotros este año es muy especial, porque nos vamos, pero para empezar algo


Escribir un libro fue una experiencia muy agradable, ya que la mayoría pudo expresar sus sentimientos

nuevo. Aunque vamos a extrañar los gritos de Miriam, los consejos de los profesores, en fin, todo lo que vivimos juntos. Y aunque tuvimos momentos buenos y malos vamos a recordarlos siempre, de alguna u otra manera.

Escribir un libro fue una experiencia muy agradable, ya que la mayoría pudo expresar sus sentimientos, también pudo usar la imaginación, y crear sus propias fantasías.

Queremos agradecer a las personas que colaboraron con nuestro sueño, en especial al señor Osvaldo Bayer, a los profesores, a los Directivos, a Miriam y a Claudia, gracias a ellas que nos apoyaron todos los años. Y a Santiago, Alejandro y a César, que también colaboraron con nuestro sueño.

9° B Turno Tarde, ESB N° 40.

Palabras de presentación

  • Acto lanzamiento del 25 de abril de 2008


"sublime el sueño que nos dejó en el lugar justo donde estamos"

Miriam y Claudia

Hace unos días, pensando en este momento, estábamos tratando de acordarnos cómo y cuándo empezó todo esto. Y nos transportamos a ese mediodía de otoño, en la estación de Suárez. Como siempre y como tantas docentes, habíamos salido de la escuela y camino a casa íbamos conversando, pensando en la posibilidad de armar un buen producto que surgiera del trabajo en las aulas. Miriam, preceptora reversionada en Carcova, tiró la primera piedra. Fue ella, caminando por el andén, la que me propuso “¿Y si hacemos un libro con los pibes?”. Y sí, esa era exactamente la traducción de lo que yo sentía, era lo que realmente en ese momento, parecía, nos estaba llamando. A los dos minutos estábamos las dos tirando ideas. De cómo llevarlo a cabo, cómo encararlo, a qué apuntar, qué criterios utilizar, todo cerraba. Ese mediodía, en que empezamos a concebirlo, ya el libro nos permitió comenzar nuestro primer viaje. Quedamos en que se iba a largar al año siguiente. Así pasó ese año lectivo.

Y durante todas las vacaciones nos estuvimos reuniendo para armar la propuesta, en casa, meta mate nos imaginábamos los cuentos maravillosos (porque ya sabíamos cómo escriben nuestros chicos), fantaseábamos con el libro, y hasta soñábamos con la presentación, con esta presentación.

Empezó el 2006, en medio de un absoluto caos: el nuevo turno tarde, aulas inundadas, la creación de la ESB, sin dirección aún, otra vez aulas inundadas, los padres defendiendo la escuela a través de tomas, los medios en la puerta, más aulas inundadas. Con todo este panorama, arrancamos igual. Recuerdo cuando entre al curso y le comenté la idea a los chicos, recuerdo el asombro por la propuesta, las preguntas, las dudas. Pero la verdad, estaba convencidas de que era lo apropiado, solamente debían atreverse con el primer cuento. Fue, creo, mi pasión por la literatura, la que acudió en ese momento a auxiliarme frente a los interrogantes de los chicos. Yo había tirado la segunda piedra.

Entonces todo comenzó a marchar: al término de cada mes los cuentos, sin nota, ni corrección, solo libertad y placer. Todos trabajaban, me llamaban, me consultaban. Yo leía, y no dejaba de maravillarme. Ellos veían mi cara, “¿Le gustó? ¿Entonces queda? se lo muestro a Miriam” y ahí iban corriendo. Con entusiasmo alegría, amor, y con verdad, ellos tiraron la tercera piedra.

Ahora, viendo a la distancia, sabemos que hubo mucho de imprudencia, porque en ningún momento se nos cruzó por la cabeza que publicarlo iba a ser una tarea difícil: ¿Quién podía negarse a publicar semejante obra? Creo que los docentes que trabajamos en esta escuela tenemos algo así como una enfermedad, que nos hace seguir creyendo e ir hacia delante en vez de deprimirnos. Pero sin dudas, esta enfermedad la padecen también los chicos, y aunque todavía no podemos detectar quién contagió a quién, estábamos felices.

Después, fue tiempo de salir a buscar quién editara el libro. Fue un camino difícil y por momentos muy triste: de la ilusión generada en alguna entrevista después surgía el enojo, porque nos dábamos cuenta que ni siquiera habían leído los cuentos. El panorama estaba oscuro, y ocurrió algo que nos dio fuerza para seguir: por fin tuvimos directora de ESB: Julia Pereyra, otra soñadora, que nos dio vía libre para continuar, sumó su entusiasmo, que necesitábamos y mucho, creyó con nosotras.

En algún momento se nos propuso publicar el libro pero como parte de una investigación ¿Investigar nosotras a los chicos? ¿Analizarlos? ¿Explicar qué y por qué dijeron tal o cual cosa? No, ese no era nuestro objetivo. Eso estaba claro: queríamos que fueran ellos los que hablaran, sin intermediarios.

Fue ahí cuando nos sentamos a escribir nuestra introducción, para dejar en claro que queríamos que los chicos fueran los dueños de las palabras, y que esas piedras, piedras que habíamos tirado, no iban a cualquier lado: queríamos armar un puente entre todos, un puente que ya tenía cimientos de un lado, aunque aún nos faltaba el otro.

Pasó mucho tiempo, un nuevo año, el 2007. Muchos recordamos todo el dolor, la tristeza y la desesperanza que golpeó a la escuela ¿Cómo podíamos lograr que escucharan a nuestros chicos cuando ni siquiera nosotras mismas éramos escuchadas? Llegó el traslado a otra escuela, más caos, más dificultades.

En medio de todo eso, nos contactamos con quien, quizás sin saberlo, fue una caricia en medio de tantos golpes: el señor Osvaldo Bayer, quien leyó los cuentos, nos alentó a seguir, y luego, meses después, nos regaló un increíble y conmovedor prólogo que fue la confirmación de que íbamos por buen camino: Leer “chapas agujereadas sí; pero campeones de fútbol”, leer “hacer hablar el silencio ante la incomprensión”, tocó nuestra esencia, nos hizo sentir de cerca toda su sensibilidad y generosidad. Entonces Osvaldo Bayer tiró su piedra porque él también vió el puente.

Pero claro, los locos, soñadores y tirapiedras somos muchos, y así, cuando parecía que nada se podía hacer, llegó César, nos escuchó, leyó los cuentos, e inmediatamente se sumó a trabajar. Fue quien le dio vida a esta última etapa: construyó un mundo virtual para nuestros sueños, el blog “Cuentos de la villa”, armó, desarmó, hizo afiches, diseñó, hay que decirlo, con paciencia infinita.
Y también nos presentó a la persona gracias a la que hoy es posible la publicación de “Carcoveando”: Graciela Elguer, presidenta de ODDIS y de la Corriente Educativa Manuel Ugarte. Desde su lugar, no sólo financió el proyecto, también es parte de él.

Entonces fuimos por más y nos animamos a las fotos. Salimos al barrio, cámara y birome en mano, para informar a todos que “Carcoveando” se iba a publicar, que estábamos en Internet y que queríamos retratar el trabajo con fotos. Y ahí todos saliendo de sus casas para mostrarnos su orgullo, sus jardines, sus trofeos, su canchita, sus murales. Todos entusiasmados y entusiasmándonos con la idea, guiando la lente de la cámara para que no faltase nada.

Pero, esta escuela, tenemos que reconocerlo, es un vértigo constante. Casi a fin de año, otro cambio, nueva directora: ¿Cómo sería y qué podíamos esperar de ella? Y llegó Irma. Ya dijimos que quienes se incorporan a este establecimiento, padecen una especie de enfermedad, que al parecer nuestra nueva directora también poseía, porque inmediatamente se fascinó con todo esto, y durante esta última etapa, participó junto a todos los miembros de la escuela, proponiendo, escuchando, produciendo esta presentación.

Por último, algo que charlamos en estos días: este es un trabajo en equipo, donde todos pusimos lo mejor, y si alguna vez creímos que “Carcoveando” era el hijo de la ESB N40, no fue más que un error. Hoy lo vemos y entendemos que fue como nuestro padre, ya que fue él quien nos mostró el camino y abrió la puerta para construir el puente.

Y no podemos terminar sin mencionar a todos los que participaron en la concreción de esta presentación:
A los chicos de la ESB y a los egresados del año pasado: ellos hoy están al frente del acto, también realizaron el mural, dieron ideas, ayudaron. Son lo más hermoso que una escuela puede poseer, son ellos los que nos hacen creer en nuestro trabajo, día a día.
A las mamás que vinieron a las reuniones, que colaboraron con las tarjetas, con ideas, con trabajo. A los padres, en general, a todos, y a los que lloraron y se emocionaron cuando escucharon por primera vez el prólogo del libro, que entendieron todo el valor que este trabajo tenía.
Y a nuestros compañeros, por supuesto, a todos, pero especialmente, si nos disculpan, a todas las docentes presentes, tanto de primaria como de secundaria, a esas mujeres que ponen toda la garra y tanta pasión, tanta inteligencia y tanta sensibilidad. A nuestras colegas que son un torbellino, un huracán. Gracias por todo.

La verdad es que al principio hasta nosotras mismas creíamos en nuestra locura, sin embargo cada cual tiró su piedra, cayeron de muchos lugares y hoy vamos a inaugurar el puente. Juntos hoy lo cruzaremos por primera vez e invitaremos a más.
Y para terminar, queremos concluir con una frase de León Gieco que creemos, habla por nosotras en este momento: “sublime el sueño que nos dejó en el lugar justo donde estamos”.

Llega Osvaldo Bayer al barrio

  • Acto lanzamiento del 25 de abril de 2008


Una ayuda para el barrio

Por Gisella B.

Había una vez un barrio llamado Carcova. Allí vivía mucha gente pobre que no tenía ropa, ni zapatillas. Y algo más: no tenían camas y colchones para dormir.
En ese barrio había una chica que no era tan pobre. Se llamaba Cristina. Tenía 24 años y era re hermosa. Ella se enamoró de un chico que era millonario. Él se llamaba Daniel y tenía 27 años.
Una noche, habían ido a cenar a un restaurante y Daniel le dijo:
Daniel: _ ¿En dónde vivís?
Cristina: _ Me da vergüenza decírtelo.
Daniel: _ Dale, no tengas vergüenza.
Cristina: _ Vivo en un barrio muy pobre, en la villa Carcova. Esa villa necesita alguien que los ayude. Necesitan muchas cosas.
Daniel: _ ¿Y qué necesitan? ¿Algo como qué?
Cristina: _ Necesitan camas, zapatillas, ropa.
Daniel: _ Yo los puedo ayudar. Yo tengo mucha plata. Podemos ir a tu barrio a preguntar casa por casa que necesitan.
Cristina: _ ¿Vos querés ir? ¿Te gustaría ir?
Daniel: _ Por supuesto, cómo no. Si necesitan ayuda, yo los voy a ayudar. Voy a ser como un presidente, voy a donar muchas cosas.
Ellos fueron al barrio y preguntaron casa por casa. Todos se pusieron contentos. Daniel donó cada vez más cosas. La Carcova iba cada vez mejorando más.
Cristina: _ Daniel, estás mejorando la Carcova.
Daniel: _ Se me está olvidando algo: las escuelas. Falta donar cosas para las escuelas. Vamos.
Así donaron de todo para las escuelas y todo el barrio fue mejorando. Finalmente, ya a nadie le faltaba nada.
Cristina: _ En sólo cinco meses mejoramos todo ¡No puedo creer lo que hiciste!
Daniel: _ Mejor dicho, lo que hicimos. Bueno, ahora yo me tengo que ir a mi barrio, a ver cómo va todo. Mañana vamos a cenar.
Ellos cenaron y cinco meses después se casaron y vivieron juntos en el barrio la Carcova.

Biografía de Gisella B.

Nació el 10 de febrero del año 1994. Cuando sea grande su sueño es ser veterinaria: le gustan los perros, los gatos y otros animales. En la escuela, la materia preferida es Artística: le encanta hacer dibujos. También quiere ser cocinera, porque le encanta hacer tortas, alfajores de maicena y muchísimas cosas más. Pero lo que más le gusta es hacer las tortas y decorarlas. Y después tomar mate con la mamá y comerlas.
Gisela es un poco rebelde con sus hermano, pero todos son igual de peleadores.

Biografía de Rodolfo A.

Rodolfo nació el 2 de marzo de 1993, en el Hospital Pirovano. Al cumplir el primer año, su papá y su mamá le regalaron una bicicleta roja con rueditas.
Cuando empezó 1° grado, a él no le gustaba la escuela y se largaba a llorar. Su papá lo llevaba al colegio y él decía que se quería volver. Entonces el papá le decía “Bueno”.
Al cumplir los 9 años, le hicieron el último cumpleaños de toda su vida, y él estaba muy contento porque estaba con todos sus amigos y tuvo muchos regalos, pero el que más le había gustado fue el mini pool.
Cuando cumple 14 años, ya empieza a tener muchos amigos y amigas que lo vienen a buscar a la casa para ir a bailar a fiestas de 15, bautismos, etc.

Preparativos para el acto de presentación

Caballeando

Por Rodolfo A.

En el fondo de la villa Carcova hay un hombre que le dicen “Tranquilo”, que tiene muchos caballos que cuando toca la campana los caballos salen corriendo por el campo. Y con ellos va un pibito que va vigilando y les da algo de comer a los caballos y el hombre le da algo de recompensa. Tiene tobianos, pingos y yeguas, blancos y negros. También los usa para ir a cartonear y a algunos los usan para jugar carreras en el campo. Los chicos usan los ponys y los potrillos. Los nombres son Chispita, Blanco y Pepe.
Una vez Chispita había desaparecido en el campo y el dueño lo busco todo el día y no lo encontró y a la noche se había enterado que lo habían robado y le pedían $100 de recompensa y se lo devolvían. Entonces el hombre fue, hizo la denuncia y el hombre llegó a la casa y encontró al caballo en el corral y se puso contento y se le fue toda la tristeza que tenía encima, y no volvió a dejar solos a los caballos en el campo.

Biografía de César R.

Me llamo Julián César R. y mi historia es larga, o algo así. Tengo 14 años, nací el 14 de septiembre de 1992 y mi vida es algo complicada, pero también feliz. Soy uno de esos chicos que, por más que todo el mundo este caído, yo trato de estar de pie y de para a mis seres queridos. Vivía en Carcova, una villa más que humilde, donde la gente hace lo posible para comer.

A los 2 años se me descubrió peritonitis, un problema en el apéndice, y estuve al borde de la muerte. Mi viejo tanto le suplico al doctor, que me hicieron la operación gratis. Luego, a los tres años, tuve pata de cabra, y otra vez estuve grave y otra vez me salvé.

Fui creciendo y fui entendiendo, de chico, la vida de un pobre. Mi padre me golpeaba mucho, aunque también me enseñaba lo necesario que un chico a mi edad debería saber.
Una vez, mi hermana se enamoró de un chico. En mi casa fue un calvario: mi padre se enteró y mi mamá vivía peleando con él para que mi hermana sea feliz. Pero no todo en la vida es color de rosa. Para mí, empezó la tortura: yo dormía con mi viejo en una pieza y mi hermana con mi mamá en la otra. Marcelo, el novio de mi hermana se tiró a la droga y toda la villa se puso en contra de nosotros, echándonos la culpa. Hubo un momento en el que nadie de mi familia podía cruzar la calle sin ser criticado injustamente. Yo era el peor: me decían “cuida”, “buchón”, y yo, sufriendo por mi familia.

Logramos salir de eso, pero mi padre seguía igual, mortificándonos y haciéndonos sentir menos que él. En el 2004, él se fue, y mi hermana se juntó con el chico, y hasta ahora están juntos.
Esto no lo cuento para ganar un premio, sino para que la gente de arriba vea que no sólo yo sufro, sino que es la mayoría de la gente. El premio que más deseo es que mi gente salga adelante y levante las manos para salir a pelear, a mostrar que un tropezón no es caída, y que, si yo puedo salir adelante, también lo pueden hacer ellos.

Cómo se vive

Por César R.

En el barrio de la Carcova hay mala vida, ó mejor dicho, se vive mal. Es cierto que vivir al frente de un zanjón lleno de basura no es lo mejor. Tampoco es lo mejor vivir en el barro ó en las calles de tierra.

En este barrio hay casas limpias y lindas, con dueños limpios, y en otras partes hay casas feas y roñosas, con dueños que son una barbaridad de lo sucios que son.
Lo cierto es que hay una escuela humilde para la gente que también lo es. En esta escuela hay comedor y merendero. Las maestras cobran un pobre salario para tratar de dar su mejor enseñanza, como en las escuelas privadas, para que los chicos el día de mañana tengan un hermoso bienestar y no un oscuro camino, y seguro ustedes ya saben a que me refiero.
La mayoría de la gente tiene un bienestar muy bajo, y la otra parte vive bien, quizás no tan bien como los que viven en la capital ó por esos lados.

La gente muy humilde cirujea ó busca para comer en un lugar llamado de dos formas: “La Quema” ó “El Cinturón”. Esa gente se somete a hacer lo que la policía quiere, como callarse, no empujarse, y esperar un largo rato. Si no obedecen, son corridos a los balazos, tengan ó no tengan algo que ver con algún lío.

Esta villa tiene casas de cartón grueso, y con chapas agujereadas. También las hacen de madera muy fina. Cada vez que llueve, para que no les entre agua, le ponen nylon y arriba, piedras para que no se vuele.

Lo que yo espero es que esta villa sea más mirada por la gente del exterior, que dejen de ocuparse de la gente que habita la capital ó esos barrios urbanos.

La Escuela EPB 51/ ESB 40 - Un poco de historia



“Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.”

(León Gieco)

Porque nuestra escuela tiene un pasado.
Un pasado de injusticia y abandono que nos duele.
Un pasado de participación y lucha que nos enorgullece.
Porque somos ceniza pero también somos fuego.
Porque somos dolor y también alegría.
Porque somos llanto y al mismo tiempo canción nueva.
Esto somos, y tenemos una historia:

Padres toman la escuela

Alumna violada

Indignación

Intervención del distrito

Solicitada de los docentes

Cambio de caratula

Juicio al magistrado

Rechazo

Reinauguración de la escuela

Este es el discurso de los docentes de la epb 51 y esb 40 para la reinauguración de la escuela y que no fue mencionado en ningún medio local

Después de tanto tiempo, por fin, llegó el día.

No podemos decir que lo estuvimos esperando, y no porque no lo deseáramos, sino porque esperar supone una actitud pasiva, y sin dudas, está comunidad nunca, en los años que lleva de historia la escuela, supo tener una actitud pasiva. Nosotros, padres, alumnos, docentes, directivos, nosotros, nunca nos sentamos a esperar. Por el contrario, siempre sentimos que ante la injusticia, ante la desidia de los que debían decidir, teníamos que actuar: cada día de escuela fue un día de lucha, de participación de toda la comunidad: Aprendimos que existen las barreras para que aprendamos a derribarlas, que los muros, aunque sean altos, se pueden escalar y que pese a las caídas, a los golpes, si estamos juntos, y si creemos realmente en un objetivo, podemos conseguirlo.

2 de junio de 2006: “Clarín”: “Un grupo de padres toma una escuela en José León Suárez en reclamo de mejoras edilicias”.

Después, todos lo sabemos, la desgracia, la angustia, que dejó cicatrices y heridas irreparables.

Pasamos momentos muy difíciles: a muchos nos invadió la rabia, la impotencia y la decepción. El dolor alejó, además, a compañeras que amamos y a familias enteras que no volvieron. Hubo momentos en que creímos que no podíamos más. Pero continuamos, y apoyándonos uno en el otro, crecimos, nos fortalecimos.

Sabíamos que todo lo vivido en nuestra institución no fue accidental, ni tampoco casual. Lo ocurrido fue la conclusión, la consecuencia de una política de abandono y maltrato. Nuestra escuela se convirtió en el símbolo más claro de todo lo que no debía ser. Porque la corrupción destruye, corroe y aniquila todo aquello que debería crecer hermosamente y por derecho propio, como nuestros chicos.

Sin embargo, a fuerza de participación, compromiso y trabajo de toda nuestra comunidad, todo el dolor vivido se convirtió, sin lugar a dudas, en el puntapié inicial para por fin ser escuchados, para transformar la realidad y para que todo esto cambiase de una buena vez.

Y de esta forma comenzó una nueva etapa, también repleta de turbulencias y complejidades: el traslado a otra escuela, la nueva obra.

Casi dos años para llegar a este momento. Y hoy por fin nuestro edificio está listo para que volvamos a ocuparlo con clases, griteríos, aprendizajes, risas. Estamos felices, es verdad. Estamos muy felices, porque sabemos que esto, y muchísimo más, es lo que nuestros chicos merecen.

Pero no queremos volver a ser símbolo del dolor ni del maltrato, y no queremos que ninguna escuela lo sea, para lograr que las cosas se hagan bien, para tener lo que merecemos.

Porque una escuela, y especialmente una escuela como la nuestra, debería ser, como decía Sarmiento, un verdadero palacio. Un gran, maravilloso, enriquecedor palacio del saber, del placer por el conocimiento, un espacio en el que nuestros chicos pudiesen encontrar su lugar en este mundo, una escuela que los incluya, y no que marque cada vez más fuerte las diferencias.

En cambio, desde que comenzamos a trabajar aquí, supimos, y hoy lo reafirmamos, que el único, el gran capital que siempre nos sostuvo, es el enorme valor humano: docentes que todos los días inventan, sólo con una tiza (como un mago con su galera) nuevas estrategias para enseñar; padres luchadores, que no se rinden, que no se rindieron nunca; alumnos increíbles, con sueños propios, sueños hermosos de un futuro mejor.

En este sentido, deseamos compartir con todos ustedes, y en este día tan especial, la reflexión que en nuestra comunidad motivaron las palabras del Señor Ministro de Educación de la Nación, Doctor Tedesco, en ocasión de un reciente reportaje. Allí afirmaba que " la escuela sola no puede resolver la desigualdad social". Estas palabras expresaron sintéticamente el sentimiento que nos invade a diario a quienes trabajamos en esta institución: Alfabetizamos, pero la marca de una alimentación deficiente a veces nos pone un límite; incluimos, pero no del todo a casi nuestros 100 alumnos que no tienen su documento de identidad; intentamos cumplir los 180 días de clase que marca la ley, pero cuando llueve sus casas se inundan y el barro no les permite salir; intentamos recrear nuestras prácticas pedagógicas pero el cansancio los sobrepasa si han trabajado el día anterior...

En fin, estamos en la Capital Nacional de la Industria y queremos que nuestros chicos también estén orgullosos de ello.

Por eso queremos transmitir a quienes tienen la responsabilidad de diseñar la educación a través de las políticas publicas, que los invitamos a sumarse a este compromiso, ya que tantos años de trabajo nos permiten tener un buen diagnóstico de nuestra comunidad educativa, y por eso nos atrevemos a hacer nuestras las palabras del Señor Ministro: "La escuela sola no puede"...

Estamos felices, muy felices. Y queremos mucho más. Nuestros chicos lo merecen.

Album del viaje a Santa Cruz




Álbum completo con 360 fotos

La escuela

La escuelaLa escuelaLa escuelaLa escuela
La escuelaLa escuelaLa escuelaLa escuela

La Escuela

Barrio La Carcova

Barrio La CarcovaBarrio La CarcovaBarrio La CarcovaBarrio La Carcova
Barrio La CarcovaBarrio La CarcovaBarrio La CarcovaBarrio La Carcova

Barrio La Carcova


UNIVERSITARIA DE BS.AS. TUCUMAN 1792 CAPITAL
SIRERA PEDRO-LORRAINE CORRIENTES 1513 CAPITAL
EDICIONES DEL SOL CALLAO 737 CAPITAL
BIBLOS PUAN 378 CAPITAL
CRIME LAVALLE 985 CAPITAL
DE AVILA ALSINA 500 CAPITAL
EDIPO CORRIENTES 1674 CAPITAL
EL ALEPH CORRIENTES 4700 CAPITAL
EL ALEPH RIVADAVIA 3972 CAPITAL
EDICIONES DEL SOL CORRIENTES 1555 CAPITAL
GUADALQUIVIR CALLAO 1012 CAPITAL
OBEL CORRIENTES 1240 CAPITAL
PAIDOS DEL FONDO SANTA FE 1689 CAPITAL
FUNDACION MADRES DE PLAZA DE MAYO H.IRIGOYEN 1548 CAPITAL
BOUTIQUE DEL LIBRO THAMES 1762 CAPITAL
HERNANDEZ LIBRERIA CORRIENTES 1436 CAPITAL
GANDHI - GALERNA CORRIENTES 1743 CAPITAL
DISTAL FLORIDA 436 CAPITAL
DISTAL FLORIDA 249 CAPITAL
MUNDO NUEVO FLORIDA 971 LOC CAPITAL
RINCON DEL ANTICUARIO JUNIN 1270 CAPITAL
CRISTINA PARQUE RIVADAVIA RIVADAVIA 51 CAPITAL
CLUB DUMAS CORRIENTES 1668 CAPITAL
EL ALEPH CABILDO 1072 CAPITAL
CRACK-UP COSTA RICA 4767 CAPITAL
OTRA LLUVIA BULNES 640 CAPITAL
FEDRO CARLOS CALVO 57 CAPITAL
HECTOR ANTONIO HEBERLING-GALLO R CHILE 1362 CAPITAL
JARAZO ROBERTO - HORDAN LIBROS PIEDRABUENA 478 CAPITAL
EDICIONES DEL SOL CCC FLOREAL GORINI CORRIENTES 1543 CAPITAL
NUEVA MONSERRAT LIBRERIA DEAN FUNES 68 L CORDOBA
ESPARTACO LIBRERIA DEAN FUNES 80 L CORDOBA
QUIMHUE LIBRERIA ESPAÑA 1471 GRAL ROCA-RIO NEGRO
RAYUELA LIBROS PZA ITALIA 10 LA PLATA
JEAN S.SEVILLANO-MARIA F.COLLADO CALLE 48 Nº 556 LA PLATA
DE LA CAMPANA CALLE 7 Nº 1288 LA PLATA
CAPITULO II CALLE 6 Nº 768 LA PLATA
EL PALENQUE AV. MEEKS 132 LOMAS DE ZAMORA
ALEJANDRIA LIBROS SAN LUIS 1745 MAR DEL PLATA
RAYUELA GARIBALDI 69 MENDOZA
GARCIA SANTOS LIBROS SAN MARTIN 921 MENDOZA
CROCSEL PABLO MARTIN -CALYPSO AV LIBERTADOR 2 MERLO
MELOMANOS SRL SAAVEDRA 382 MORON
U DE MORON CABILDO 181 MORON
DEL ATENEO DE PARANA LIBRERIA BUENOS AIRES 32 PARANA
EL MONJE ALSINA 285 QUILMES
RAMOS LIBROS MITRE 579 LOC.1 QUILMES
LIBRERIA ROSS SRL CORDOBA 1347 ROSARIO
HOMO SAPIENS SARMIENTO 825 ROSARIO
GERMINAL LIBROS SARMIENTO 939 ROSARIO
LABORDE TRES DE FEBRERO 10 ROSARIO
LOGOS LIBRERIA ENTRE RIOS 789 ROSARIO
AMEGHINO LIBRERIA AV.CORRIENTES 8 ROSARIO
BUCHIN LIBROS ENTRE RIOS 735 ROSARIO
GARABOMBO LIBROS AYACUCHO 2136 GRAL SAN MARTIN
PALABRAS ANDANTES SAN GERONIMO 23 SANTA FE
FERROVIA LIBROS 9 DE JULIO 3137 SANTA FE
 
ir arriba
Ideas y realización: Claudia Szelubsky - Miriam Abálsamo
Diseño y mantenimiento: Blog d e César